¡Hidrátate!

Por ti y por tu bebé.

¡¡Qué calor!!

 Cuando hace tanto calor es importante mantener a nuestros pequeños y a nosotras mismas, bien hidratadas.

La buena noticia es que, para nuestros bebés y niños pequeños, nuestra leche es lo mejor para mantenerlos bien hidratados, pero para eso, es necesario que nosotras estemos bien hidratadas. 

La fórmula, también es excelente para hidratar a los pequeños, consulta a tu proveedor para ajustar la cantidad de agua en éstos tiempos de calor.

Para todos los demás, incluidas nosotras, a continuación te daré unos consejos prácticos para mantener hidratada a toda la familia:

 1. No esperes a que te dé sed, toma y ofrece bebidas y alimentos hidratantes constantemente.

 Espera…  ¿Alimentos hidratantes?

¡Si! La hidratación es mucho más que agua y hay alimentos que hidratan mucho más que el agua misma.

Recuerda que la fruta y verdura son en su mayoría, agua.

Por ejemplo, el 75% de una banana es… ¡Agua!

La sandía contiene 92% de agua.

 Además, las frutas y verduras crudas, la leche, el yogurt, los caldos, y otros alimentos, están llenos de los electrolitos necesarios para hidratarte aún mejor.  

La hidratación es el proceso por el cual el agua es absorbida por las células de todo el cuerpo. Para ello se necesita más que agua, pero ese es tema para otro día, hoy te quiero compartir las bebidas y alimentos hidratantes.

2. Si tienes dolores de cabeza, resequedad en la boca u ojos, dificultad para concentrarte, dolores musculares, de articulaciones, presión baja, estreñimiento…. Lo más probable es que estés deshidratado.

 3. En estas épocas, reduce al máximo tu consumo de bebidas alcohólicas, con cafeína y azucaradas (las bebidas muy dulces no hidratan, al contrario, pueden llegar a deshidratar aún más).

 4. Reduce también el consumo de productos salados, ya que desequilibran a los electrolitos que son necesarios para una buena hidratación.

 

¡Y ahora sí!  La lista de alimentos y bebidas hidratantes que puedes empezar a consumir ya.

 1. Frutas: En especial: Sandía, melón, fresas, duraznos y cítricos.

2. Lácteos: Leche y yogurt. 

3. Verduras: En especial: Pepino, lechuga, calabacita, apio, jícama, tomates, etc… Todas crudas, eso sí.

4. Sopas y caldos: En especial aquellos hechos con verduras y con poca sal.

5. Horchatas: Pueden ser de arroz, avena, tubérculos… Siempre y cuando tengan poca azúcar.

6. Agua de coco.

7. Agua con chía y limón (con poca azúcar).

 Recuerda, para producir la leche que necesita tu bebé para mantenerse hidratado, necesitas mantenerte hidratada tu.

Abrir chat
¿Tienes alguna duda?